Introducción

YO SOY LORENZO

Lunes a Viernes 19:50 hrs.

En plena efervescencia de los años 60', llegamos al pequeño pueblo Vista Hermosa. Allí vive Ernesto, un viudo con una hija llamada Laura, una pequeña “fierecilla” indomable a la que quiere casar para que siente cabeza, le dé nietos y se haga cargo del negocio familiar con su marido.

A ojos de Ernesto a su hija literalmente se le está yendo el tren y piensa que va a quedar para vestir santos. He ahí su mayor preocupación. Pero Laura se niega a cualquier intento de casorio, pues lo único que ha querido desde siempre es irse del pueblo para conocer el mundo y armar su propia historia.

Desesperado por los sueños de Laura, Ernesto le pedirá a un amigo de muy buena familia y oriundo de la capital, que mande a Vista Hermosa a Lorenzo, su hijo recién llegado de Europa para que la corteje. Así, se aleja la ruina y se unen los apellidos. Por eso, Lorenzo sin más alternativa y de muy mala gana, parte al pueblo acompañado de Carlos, su fiel chofer y mayordomo. En el camino, muy angustiado, Lorenzo decide confesar lo inevitable y es que tiene una razón muy de fondo que impedirá que los planes de su padre resulten: a él no le gustan las mujeres.

Al llegar al pueblo y bajar del auto, descubrimos que la suplantación de identidad ha comenzado y los roles se intercambiaron: Carlos, el chofer, será el encargado de conquistar a la fierecilla sin sospechar que terminará inevitablemente enamorado de ella, provocando un caos que no será capaz de controlar.

 

VALORES

Valores